¡Emprende! La edad no es un limite

“Soy muy joven”, “ya no estoy en edad de emprender”, “necesito más experiencia”, “¿existe una edad ideal?”, éstas y otras frases pueden ser comunes cuando queremos iniciar o ya contamos con nuestro propio negocio.

La realidad es que no existe una edad idónea para empezar a emprender ya que cada una de las etapas del ciclo de vida trae consigo pros y contras. Lo importante es que tu negocio te permita realizarte como persona y lideresa y que se vincule con tus sueños, pasiones y vocación.

Mucho se ha hablado de la niñez y la juventud emprendiendo, sin embargo, en términos legales, y al no ser mayores de edad, no es posible tener un negocio bajo un esquema formal, pero sí ir desarrollando un espíritu y competencias emprendedoras.

Antes de los 29 años se puede estar en búsqueda de un desarrollo profesional, de independencia o no tener interés en emplearse en una compañía; en esta etapa, emprender suele significar un riesgo financiero menor, ya que se tiene más tiempo para realizar otros proyectos.

Iniciar un negocio entre los 30-35 años de edad, puede ser un período donde ya se ha adquirido experiencia profesional y se tiene más información sobre cómo funcionan las cosas, cuestiones que sin duda suman al negocio. Es por ello que quizás es la edad en la que más emprendimientos se inician, pero eso no significa que es la única o la mejor etapa.

Cuando se toma la decisión de iniciar este camino a la edad de 40 años o más, se puede tener mayor madurez y experiencia y contar con más ahorros para invertir en el negocio, sin embargo, en este período ya se piensa en un plan para el retiro y, para algunas personas, emprender puede ser más arriesgado financieramente.

Ahora bien, siendo adultos mayores también es posible emprender al estar llenos de energía y productividad, además de que se puede aportar con conocimientos y experiencia. En estas dos últimas etapas puedes apoyarte de personas más jóvenes, para inyectarte de nuevas ideas, aprender de las nuevas tendencias y aprovechar la tecnología, entre otros beneficios.

Así que si tienes una idea de negocio que quieras hacer realidad, ¡hazlo! No dejes que la edad te limite y recuerda que siempre puedes buscar apoyo de personas profesionales en el área.

Cualquiera que sea el ciclo de vida donde estés, Emprende Pro Mujer a través de su proceso de incubación te proporcionará la guía para desarrollar y fortalecer conocimientos, habilidades, aptitudes y destrezas para impactar positivamente en tu liderazgo y en el crecimiento de tu emprendimiento.

Y tú, ¿a qué edad iniciaste tu emprendimiento? ¡Déjalo en los comentarios!

1 Response

Leave a Reply